El insomnio no es más que el desorden o alteración del sueño y aunque no parezca nada tan preocupante, el no poder dormir repercute directamente en nuestro estado de salud.

El descanso es sumamente necesario para recargar las energías de cuerpo y mente que perdemos durante el día. Para mantenernos activos, desenvolvernos bien en nuestras actividades diarias y gozar de buena salud, es necesario dormir correctamente, cada noche, de 6 a 8 horas mínimo.

Si padeces del terrible insomnio, calma, aún hay esperanzas. Afortunadamente hay ciertos consejos fáciles y prácticos que te pueden ayudar.

Fíjate un horario para dormir: La mejor forma para tener calidad del sueño es manteniendo un horario para dormir bien establecido,  es necesario que habitues el cuerpo al descanso, organiza tu sueño y respeta el horario del mismo.

No tomes café después del mediodía: El café funciona en nuestro organismo como un estimulante y aunque en cada cuerpo funciona de forma distinta, hay a quienes el café los activa y le resta sueño. La cafeína puede durar activa en el cuerpohasta por más de 12 horas, por ello, si estás atravesando periodos de insomnio  es recomendable que evites su consumo después de almuerzo.

Evita las siestas durante el día: Aunque muchos estudios afirman que las siestas son buenas para recargar energías, mientras estés atravesando problemas de insomnio, es recomendable que evites las siestas, de este modo estarás más cansado al final del día y tu cuerpo requerirá descanso.

Cuida lo que comes antes de dormir: Las comidas pesada durante la noche pueden ocasionar indigestión y malestar. Esto puede dar como resultado incapacidad para dormir. Es preferible que tu cena sea ligera para que no presentes interrupciones en el sueño.

Haz ejercicios: No es necesario que sea una rutina muy larga, 30 o 40 minutos de ejercicios diarios estarán bien para que tu cuerpo libere energía y regule su ciclo de sueño y descanso.

Evita el uso de celular o tablet antes de dormir: Se ha demostrado que la luz emitida por los teléfonos celulares, tablet o cualquier otro dispositivo moderno, interfieren directamente en la predisposición de nuestro cuerpo para dormir y es ahí donde el sueño se va. Evita usar estos dispositivos al momento de que vayas a dormir.

Gestiona tus problemas, preocupaciones y ansiedades: Evita que estas cosas afloren cuando llegue el momento de acostarte. En ocasiones no podemos evitarlo porque forman parte de nuestra cotidianidad, pero intenta que al menos esas ansiedades no lleguen con tanta fuerza a tu cabeza a la hora de ponerla en tu almohada.

Prueba suplementos naturales: La naturaleza nos ayuda en todo, la valeriana y la melatonina son los suplementos recomendados para tomar en momentos de insomnio. Las infusiones de manzanilla o de tilo reducen la ansiedad y ayudan a conciliar el sueño. Prueba consumir estos suplementos antes de dormir y seguro tendrás buenos resultados.

Prueba una ducha de agua caliente: Un rico baño tibio antes de irte a dormir combinado con sales y tu aceite esencial favorito, pueden ayudarte, ya que la piel absorberá el magnesio contenido en la sal y experimentará una sensación de calidez y relajación, lo que ayudará a conciliar el sueño.

Como ves, son tips naturales y sencillos que pueden ayudarte desde casa, pero siempre que notes que no hay mejorías a largo plazo, lo mejor será que consultes con un especialista, porque podría tratarse de un problema más complicado.