Los dientes forman parte importante de nuestro rostro, mantener una sonrisa limpia, blanca y brillante es sinónimo de higiene y buena salud. Nuestra sonrisa es nuestra carta de presentación, por eso es tan importante tener nuestros dientes relucientes.
Como nos enseñaron desde chicos para el cuidado de nuestros dientes es necesario asistir periódicamente al odontólogo y cepillarlos luego de cada comida o mínimo tres veces al día.

Existen alternativas adicionales para el cuidado de la sonrisa, aquí te mostramos algunos tips para que blanquees tus dientes y tengas una sonrisa blanca y brillante sin gastar mucho, sin dolor y lo más importante sin dañar el esmalte de tus dientes.

diseno-sin-tituloPasta limpiadora y blanqueadora
Necesitas: Media taza de aceite de coco, 5 cucharadas de bicarbonato, 12 gotas de esencia de menta y un envase con tapa.
Preparación: Junta todos los ingredientes en el envase que seleccionaste y con ayuda de una cuchara mezcla muy bien hasta que tengas una pasta con consistencia líquida.

Modo de uso: Aplica un poco de la pasta en tú cepillo de dientes y cepilla como normalmente lo haces, da masajes suaves por tus dientes por aproximadamente diez minutos y enjuaga. Úsala 2 o tres veces por semana, puedes intercalarla con tu pasta de dientes habitual y así descansas de los químicos.
Beneficios: Blanqueamiento profundo, elimina el mal aliento y previene la caries.


diseno-sin-titulo-2Enjuague bucal natural
Necesitas: 3 cucharadas de vinagre blanco, 3 cucharadas de vinagre de manzana, media taza de infusión de tomillo.
Preparación: Mezcla bien todos los ingredientes en un envase de vidrio.
Modo de uso: 3 o 4 veces por semana, antes de cepillarte, toma pequeños sorbos de tu enjuague, haz gárgaras por 7 o 10 minutos, enjuaga y cepíllate.

Beneficios: Las propiedades antisépticas del tomillo, ayudan a eliminar las bacterias de la boca para prevenir o eliminar el mal aliento; también tiene propiedades desinflamatorias que ayudan a las encías inflamadas. El vinagre permitirá que la pasta de diente actúe mejor, por ello es recomendable usar el enjuague antes de cepillarte.


diseno-sin-titulo-1Frutas
Definitivamente las propiedades de las frutas son muchísimas, en este caso hay 2 que te ayudaran a mantener una sonrisa blanca naturalmente y por mucho más tiempo.
Banana o cambur: La cascara de la banana contiene ácido salicílico que nos ayudará a combatir el sarro, ácido cítrico que es un potente blanqueador y magnesio y potasio que nos ayudarán a fortalecer la dentadura.

Modo de uso: Toma la cascara de la banana, frota la parte blanca directamente sobre tus dientes dando movimientos circulares y asegurándote de cubrir toda la dentadura, deja actuar por 10 minutos y enjuaga. Hazlo todos los días, un mes sí y otro no para poder ver los resultados.
Fresa o frutilla: La fresa contiene ácido málico que nos ayuda a eliminar los gérmenes que causan el mal aliento y al mismo tiempo funciona como blanqueador natural.

Modo de uso: Toma 1 o dos fresas, lávalas bien y con ayuda de un tenedor tritúralas, agrega una cucharadita de bicarbonato de sodio y sigue triturando hasta conseguir una pasta suave. Con esta pasta cepíllate como habitualmente lo haces, con movimientos circulares durante 5 minutos y enjuaga. Repite este procedimiento una vez a la semana para resultados increíbles.

Es importante no abusar de estas recetas, pues aunque sean preparaciones naturales, en exceso pueden dañar el esmalte de nuestros dientes.
Muchas veces la falta de tiempo o las tareas del día a día, hacen que descuidemos nuestra dentadura. Lo positivo de estas alternativas es que te permiten hacerlas y aplicarlas rápidamente en casa. Agrégalas a tus rutinas, sé constante y en muy poco tiempo tendrás una sonrisa reluciente.