Estamos a punto de recibir el Año Nuevo. Este 2021, que viene cargado de esperanza, tras las enseñanzas que nos dejó la pandemia. Esta Nochevieja, cierra un ciclo que ha estado cifrado por el confinamiento, pero vamos a verle el lado bueno, atesoremos las lecciones aprendidas, sobre todo la de regresar a la base que es el hogar. Como nunca tuvimos tiempo de estar en nuestras casas, con nuestros seres queridos y de valorar las cosas más sencillas, que en el fondo encierran un valor verdadero. Pero hoy, es un día de disfrutar, así que vamos también a despejarnos un poco y pasear por el mundo conociendo algunas de las tradiciones de fin de año en cinco distintas geografías.

Dinamarca

Para ahuyentar la mala suerte y atraer la buena fortuna a los daneses no se les ocurre nada mejor que romper platos contra las puertas de sus familiares y amigos. Así que mientras más grande sea la pila de vajilla destrozada en una puerta, se supone que más amigos tendrán los habitantes de una casa.

España

Los españoles se apuran en comer las doce uvas al compás de las doce campanadas que avisan la llegada del Año Nuevo. Cada uva representa un mes del año que se estrena y por cada una debe pedirse un deseo.

Colombia

Nada mejor para asegurarse de que  los viajes formarán parte de la agenda en el nuevo año que sacar a pasear una maleta. Esta divertida tradición de la Nochevieja también se celebra en otros países latinoamericanos

Grecia

Para atraer la prosperidad, los griegos cuelgan ua cebolla en la puerta de la casa. Se dice que algunos padres hasta despiertan a sus hijos en la mañana del primero de enero, dándoles golpecitos en la cabeza.

Rusia

Como un augurio de buena salud, los rusos se dan un chapuzón en las gélidas aguas de un río o lago que tengan cerca. Sin duda, que las bajas temperaturas de la region, quien se atreva a bañarse semidesnudo en plena Nochevieja, ya de seguro está saludable.